guía tapas de córdoba

Córdoba, no es sólo una ciudad llena de historia y encanto, es también un destino ideal para los amantes del tapeo y la gastronomía. Aquí te enseñaremos cuáles son las zonas más populares para disfrutar de esta deliciosa tradición, además de cuáles platos son los más destacables y que no te debes perder para disfrutar de una experiencia única.

Zonas populares para tapear

La Judería

El barrio de la Judería, con sus calles estrechas y empedradas, es el corazón histórico de Córdoba. Aquí, el tapeo se convierte en una experiencia cultural. Los bares y tabernas ofrecen tapas tradicionales como el salmorejo cordobés y los flamenquines. Perderse entre sus callejones y descubrir joyas culinarias escondidas es parte del encanto de tapear en este maravilloso barrio.

La Ribera

A lo largo del río Guadalquivir, La Ribera ofrece un ambiente pintoresco con vistas impresionantes. Estas calles están llenas de tabernas, bares y restaurantes que combinan buena comida con paisajes únicos. Disfruta de una copa de vino Montilla-Moriles acompañada de rabo de toro o unas berenjenas con miel mientras contemplas el puente romano y la Mezquita-Catedral al atardecer, además de disfrutar de un gran ambiente.

Plaza de la Corredera

La Plaza de la Corredera actúa como punto de encuentro para muchos grupos de amigos, familias, etc., es uno de los lugares preferidos por los propios cordobeses para tapear y tomarse unas cañas. Aquí, las terrazas de los bares invitan a probar tapas al aire libre. Los productos ibéricos de la zona de los Pedroches y los quesos de la zona de las Subbéticas son solo algunas de las delicias que no puedes dejar de probar. El bullicio de la plaza, con su animada atmósfera, hace que cada visita sea especial.

Tapas clásicas que debes probar

Salmorejo Cordobés

guía tapas de córdoba

El salmorejo cordobés es una crema fría a base de tomate, pan, ajo, aceite de oliva y sal. Su textura suave y su sabor fresco lo convierten en un plato ideal para los calurosos días de verano. Se sirve con huevo duro y jamón serrano picado, lo que añade una capa extra de sabor y textura. Este plato no solo es delicioso, sino también nutritivo, y es un ejemplo perfecto de cómo ingredientes simples pueden combinarse para crear algo extraordinario. La clave para un buen salmorejo está en la calidad de sus ingredientes, especialmente los tomates, que deben estar bien maduros y jugosos.

Flamenquín Cordobés

El flamenquín cordobés es otro plato típico de la región, conocido por su sabor y su preparación única. Consiste en un rollo de jamón serrano y carne de cerdo, empanado y frito hasta alcanzar una perfección crujiente. Suele acompañarse de patatas fritas y/o ensalada, y es un favorito tanto de locales como de visitantes. La combinación de la carne tierna y el jamón salado, envueltos en una capa crujiente, hace del flamenquín una verdadera delicia.

Berenjenas con Miel

guía tapas de córdoba

Las berenjenas con miel son un ejemplo de cómo la cocina andaluza sabe equilibrar sabores y texturas. Este plato consiste en berenjena fritas, las cuales podremos encontrar cortadas en distintas formas (rodajas, bastones o en forma de buñuelo), servidas con un hilo de miel de caña. La dulzura de la miel contrasta maravillosamente con el ligero amargor de la berenjena y la textura crujiente de la fritura. Este contraste hace que cada bocado sea una explosión de sabor. Es un plato simple pero exquisito, que suele servirse como tapa en muchos bares de la ciudad. La clave para unas buenas berenjenas con miel es asegurarse de que la berenjena esté cortada bien fina y la fritura sea rápida para evitar que absorban demasiado aceite.

Son numerosos los restaurantes los que, hoy en día, han sustituido la miel de caña por el salmorejo, creando así la combinación de dos de los principales platos de la gastronomía cordobesa.

Rabo de Toro

guía tapas de córdoba

El rabo de toro es un guiso tradicional que se remonta a los tiempos de las corridas de toros en España. Este plato se prepara lentamente, cocinando el rabo de toro en un caldo con vino tinto, verduras y especias hasta que la carne queda increíblemente tierna y sabrosa. El resultado es un plato robusto y reconfortante, lleno de sabores. Servido generalmente con patatas fritas, es un testimonio de la habilidad de los cocineros cordobeses para transformar ingredientes humildes en obras maestras culinarias. La cocción lenta permite que todos los sabores se integren y que la carne se deshaga en la boca, ofreciendo una experiencia gastronómica inigualable.

En definitiva, la cocina cordobesa es un reflejo de la rica historia y cultura de la región. Sus platos más conocidos no solo deleitan el paladar, sino que también cuentan historias de tradición y pasión por la gastronomía. Si tienes la oportunidad de visitar Córdoba, no puedes dejar de irte de tapas, para completar la inmersión en su cultura y estilo de vida.

Entrada anterior
Recorre la Famosa Calleja de las Flores en Córdoba
Menú